Año nuevo, 1945 1

 

por Dietrich Bonhoeffer

  Con todo poder para bien, para sostenerme y guiarme,
confortado e inspirado más allá de todo temor,
voy a vivir estos días con ustedes a mi lado en el pensamiento,
y pasar, con ustedes, hacia el nuevo año.

El año que se va aún atormenta nuestros corazones, oprimiéndonos:
los largos días de nuestro dolor aún perduran.
Padre, concede a esta alma que has sostenido lo que has prometido: la sanidad y la cura.

Si debemos beber esta copa de angustia hasta la última gota de dolor,
no nos echaremos atrás, agradecidos de recibir lo que, con amor, tu mano nos da.

Pero, si es tu voluntad, libéranos una vez más para disfrutar de la vida y su buen sol,
ya que lo que hemos aprendido del dolor nos hará crecer y toda nuestra vida será dedicada a Ti.

Hoy, las velas nos dan su radiante saludo: he aquí, en nuestra oscuridad no tenemos tu luz, ¿pero nos anuncian acaso nuestro ansiado encuentro?
Tú puedes iluminar nuestra noche más oscura.

Mientras todos los poderes del Bien nos asistan,
enfrentaremos con valentía el futuro, sea cual fuere.
Incluso, en la mañana, Dios nos dará su amistad.
Y esto, con toda seguridad, ¡en cada año nuevo!

 

1. Dietrich Bonhoffer fue ejecutado en un campo de concentración nazi el 9 de abril de 1945, 4 días antes de la liberación por parte del ejército aliado.