Oración de la cocinera 1

 

por Beth Zimmermann

Señor, quiero agradecerte por donde estoy ahora, al servicio de tu reino, cumpliendo la tarea que me cabe de acuerdo a tu propósito para nuestra familia aquí en la tierra.

Quiero servirte y rendirte culto en la simplicidad de mi trabajo y agradar a tu corazón.

Enséñame a trabajar con orden, limpieza, precisión y creatividad en el espacio de mi cocina, con los alimentos que están ahora en mis manos, pero que han sido preparados por Ti en el vientre de la tierra con formas y colores exuberantes. Que yo no estropee tu trabajo... dame la sabiduría para utilizarlos lo mejor posible y adaptarlos al gusto de mi familia.

Enséñame a enseñar a mis hijos la importancia de las comidas, ¡siendo que al compartir la comida compartimos la vida! Que todo lo que preparamos para ellos sea templado con tu paz, con mucho amor, bajo tu bendición.

Que yo haga lo mejor con la porción diaria que tú me das y que la promesa del Salmo 128 se realice en mi hogar.

Con un corazón agradecido, suba de mis labios, junto con el aroma de las especias, el perfume de mi alabanza a Ti. Haz de mí la sal de la tierra, que mi tarea sea agradable junto con mi familia. Quiero compartir mi mesa con los necesitados. Extiende mi corazón en generosidad misericordia.

¡Tu nombre sea alabado por siempre en mi vida y familia!
 


1. Traducido con permiso de http://www.mfamiliareal.com.br/culinaria/oracao-da-cozinheira


 

 
Volver a sección principal de "Escritos"
Volver a la Página Principal