El cambio climático... ¿está predicho en la Biblia?
por Jorge Bertón
 
 

Posiblemente no hay tema de actualidad que abarque a la humanidad toda como lo es el cambio climático, ese tema del que tanto se habla en todos los medios y que es tema de agenda de importantes figuras mundiales como Presidentes, el Secretario General de la ONU, el Papa, el Jefe de Economistas del Banco Mundial, quien hizo un análisis económico de los costos que ocasionará el no reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.
Precisamente el propio secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon dijo recientemente…. “la humanidad tiene dos caminos para seguir: uno de ellos lleva a un acuerdo amplio sobre el cambio climático… el otro… conduce directamente a la extinción". La elección es clara.

La humanidad hoy se debate ante un problema que se cree será el mas importante desde la creación. Ahora ¿Qué dice la Biblia al respecto?

Si leemos Génesis 2:15 vemos que Dios "puso al hombre en el huerto del Edén para que lo labrase y lo cuidase".
Esto nos demuestra que el creador nos ha puesto en la tierra como cuidadores de lo que el creó. Esto es precisamente lo que el hombre hoy no hace. El hombre se cree el dueño de la tierra.
Si leemos Apocalipsis 11:18 dice
"… y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, a los que temen a tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra".

Estos dos pasajes, uno al comienzo de la palabra de Dios y el otro al final, resumen la idea original de Dios, de poner al hombre como custodio de la creación del mundo y del apartamiento del mismo, de la misión encomendada por el creador, lo que al final originará su destrucción.

Todo el sistema climático tiene su ámbito natural en la atmósfera, ya que es allí donde se generan todos los fenómenos de lluvia, nieve, granizo, viento, la temperatura, etc.
Es interesante ver de que manera la Biblia se refiere a la atmósfera en el libro de Isaías, en el capítulo 40 versículo 22:
“…el extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar…”

Esta definición representa una bellísima descripción de nuestra atmósfera, ya que nuestra “tienda para morar” es la que nos permite la vida, y si Dios no la hubiese creado, la temperatura media de la superficie de la tierra sería de 22 grados bajo cero, en lugar de los 14 grados de temperatura que posee actualmente.
Para tener una idea de la temperatura de la tierra si no hubiera atmósfera, esta sería 8 grados mas baja que la de la Base General Belgrano de la Antártica.
Por supuesto, que sin atmósfera no habría vegetales ni animales sobre el planeta.

Por otro lado…¿Que elementos tenemos para relacionar la palabra de Dios con los hechos que ocurren actualmente?
En primer término veremos algunos versículos bíblicos y luego los relacionaremos con lo que está ocurriendo en nuestro tiempo.
Mateo 24:7 dice "
… se levantará nación contra nación, y reino contra reino, y habrá pestes y hambre y terremotos en diferentes lugares…"
Mateo 24: 29 dice
"… el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas".

El calentamiento global, o cambio climático (que es una consecuencia de este) originará un aumento de temperatura hacia fin de siglo de 3 a 4ºC según lo estimado por el IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático) que fue galardonado con el premio Nóbel de la Paz en el año 2007.
Este aumento de temperatura originará un mayor consumo de agua para riego, y para consumo tanto de humanos como de animales.
Teniendo en cuenta que solo el 3% del agua del planeta es dulce, no es difícil imaginar un futuro de guerras entre países por el agua, hecho ya analizado por muchos medios de comunicación de Europa, Asia y América.

El aumento de temperaturas también va a hacer aumentar el metabolismo de los insectos que es la clase más numerosa de las especies animales de la tierra.
Los insectos, como sabemos, cuando aumenta la temperatura, se vuelven mas activos, por eso es que en verano, se sufre mas por presencia de moscas, mosquitos, y otros insectos que molestan al hombre.
Esto sucede porque la temperatura de los insectos varía al ritmo de la temperatura del aire, es decir, que si la temperatura es de 30 ºC un mosquito tiene en su sangre (hemolinfa) 30 ºC. Si la temperatura asciende a 35 ºC nuestro mosquito aumentará su temperatura a 35 ºC y se volverá mas activo.
Los insectos, por otro lado, son los más importantes transmisores de plagas y enfermedades, de allí que se espera un aumento de pestes como malaria, dengue, fiebre amarilla, etc. como consecuencia del cambio climático.

El hambre seguramente vendrá sobre la población por aumento de sequías, pérdidas de cosechas, falta de agua para riego, desertificación, zonas que se volverán inaptas para los cultivos que hoy se realizan… etc.

Cuando Mateo 24:29 dice las potencias de los cielos serán conmovidas… se refiere sin duda alguna al sistema climático, el que tiene su ámbito natural en la atmósfera.
Es allí donde se producen las nubes, la lluvia, los vientos, la nieve, el granizo, y gran parte de los elementos que en su conjunto conforman el clima de la tierra. Cuando habla el Señor de que las potencias de los cielos serán conmovidas, nos está diciendo que el patrón climático que hoy tenemos va a variar y va a ser distinto, con todos los efectos que esto significa. Huracanes, tornados, inundaciones, hambrunas, sequías, granizo, nieve, etc.

¿Hay indicios en la tierra de estas cosas que sucederán?
La respuesta es sí.
Se esperaba hace tiempo que hubiera modificaciones en el corredor de los huracanes, es decir, en la zona donde estos se desarrollan que es en América Central. Hace unos pocos años, se registró el primer huracán extratropical de la historia, en el Sur de Brasil, que afectó a Camboriú y Torres, dos playas muy conocidas por los argentinos.
Además de los doce últimos años, once han sido los más calurosos de la historia desde que el hombre realiza mediciones del clima en la tierra.
Hay otras evidencias como el aumento del nivel del mar, el deshielo de las zonas polares, el retroceso de los glaciares en el sur argentino, etc.
Esto es muy curioso porque la Biblia cuando nos habla de los tiempos finales, siempre hace referencia directa o indirecta a fenómenos de calor y no de frío.
Como conclusión se puede decir que el cambio climático está lo suficientemente documentado en la palabra de Dios, y que la terquedad, el consumismo, el ansia de dinero y poder del hombre, lo están llevando peligrosamente hacia su final sobre la tierra.

Que nuestras obras y nuestro diario vivir como cristianos siempre protejan nuestro planeta y que podamos reflexionar día a día sobre la actualidad que vivimos, y sobre lo que el Señor quiere de nosotros, para tratar de ser imagen y semejanza de El.


  • Artículos relacionados:
  • La posición de los cristianos frente al calentamiento global

  • Volver a sección principal de "Escritos"
    Volver a la Página Principal