Consideraciones y sugerencias que apuntan hacia la estructuración y función de la iglesia como pueblo y comunidad (II)

por Keith Bentson

 

Viene de Consideraciones...(I)

B. Sugerencias más bien específicas

La idea fundamental detrás de las siguientes sugerencias es que obedecen en alguna buena medida las normas creacionales, y reflejan, también, algo de las costumbres de la sociedad tradicional, adaptadas a nuestro ambiente de hoy día.

 

 
1. En torno al hogar:
a. Madres e hijas aprenden y ejecutan trabajos manuales, de coser, tejer, cocinar; los maridos llegan luego para festejarlas;
b. Padres podrán realizar actividades con los hijos varones, como trabajos de reparación y mantenimiento. Podrán ir juntos a un espectáculo deportivo, ir de pesca, hacer camping solos o con otro padre con sus hijos.
c. Enseñarle al hijo su propio oficio, u otro varón enseñar a varios jóvenes su oficio.
Las sugerencias anteriores parecerán anacrónicas en el mundo profesionalizado de hoy. Sin embargo, y por simples que parezcan, tienen una función importantísima en la formación de los hijos. Un importante número de psicólogos coincide en que un niño que aprendió a realizar una tarea manual junto con sus padres crece con mayor seguridad y correcta conciencia del valor propio.
d. Hacer ejercicios físicos juntos.
e. Hacer visitas con fines puramente espirituales, tanto el padre con un hijo varón, como la madre con la hija, como suele hacer el marido con la esposa.
   
2. En torno a la comunidad:
a. En el canto congregacional, hacer cantar aparte a las mujeres y luego a los varones.
b. Realizar tareas por separado, como igualmente tareas en conjunto, aspectos de las cuales corresponderían a varones y otros a las mujeres. Por ej., los varones juntan ropa usada para los necesitados, mientras las mujeres arreglan y la preparan, para que luego los hombres empaqueten y despachen.
c. Realizar retiros con padres y sus hijos; lo mismo con las madres y sus hijas.
d. Auspiciar asados o comidas con padres e hijos y madres e hijas.
e. Las mujeres pueden trasmitir a las más jóvenes su experiencia su experiencia cotidiana en el manejo de la casa.
f. Desarrollar ministerios y servicios que son muy propios a las mujeres, por ej., con madres solteras y separadas, con niños pobres, con huérfanos, visitar hospitales y asilos (Sant. 1:27).
g. Ofrecer charlas y conferencias acerca de las diferentes carreras universitarias, haciendo resaltar las opciones convenientes para varonas como para las jóvenes, lo mismo en cuanto a oficios.