Comunidad Cristiana de Godoy Cruz, Mendoza.

Iglesia: Comunidad Cristiana “Manantial de Vida”
Dirección: Rawson 3281Gutierrez Maipú Mza.
Pastores: Jorge A. Fernández y Adriana G. Cardozo
Teléfono: 0261-4521876
Mail: encomunidadgc@hotmail.com
Tiempo de ministerio: Desde Diciembre de 1.992
Área geográfica de ministerio: Triángulo limítrofe entre los Dptos. de Maipú; Luján y Godoy
Cruz (7 Km. al Sur de la ciudad de Mza.)
Membresía aprox.: 110 miembros.
Sistema de trabajo: Iglesia con células evangelísticas y grupos de discipulado hogareños.
Salón de Reunión gral.: Escuela Raúl Scalabrini Ortiz - Esquina Calles 9 de Julio y Rawson Bº Alicia Moreau de Justo, Godoy Cruz Mza.
 

CROQUIS DE UBICACIÓN GEOGRÁFICA:



NUESTRO TESTIMONIO:

La historia de nuestra congregación se remonta al año 1.987 cuando pertenecíamos a una pequeña congregación llamada “Manantial de Vida” ubicada en Guaymallén a unos 10 min. del centro de Mza. en dirección Este.

Allí apoyábamos el ministerio de un pastor de apellido Navarro que había restaurado nuestras vidas después de un tiempo de tibieza espiritual.
Con este pastor hicimos algunas campañas; abrimos hogares que luego atendíamos junto con mi esposa; y también realizábamos programas radiales en dos emisoras de la zona, una cristiana y otra secular.

Nuestras responsabilidades dentro de la congregación continuaron creciendo al punto de que prácticamente pastoreábamos la iglesia y teníamos a cargo todas las actividades de visitación y consejería debido a que este pastor comenzó a viajar a Italia y España y estaba ausente durante mucho tiempo.

Por esas épocas nos visitaba, ministraba y supervisaba el pastor Juan A. Ravera (Pr. de Comunidad Cristiana de Villa Dolores Cdba.) con el cual pudimos iniciar una hermosa amistad que fue creciendo con el paso de los años.

El pastor Navarro decidió irse definitivamente a Europa en el año 1.991, pero antes habló con el pastor Ravera acerca de nuestro servicio al Señor en la congregación. Ravera, que ya nos conocía lo suficiente como para no dudar de nuestro llamado al ministerio; viajó a Mendoza, y en una reunión especial oró por nosotros reconociéndonos como pastores.

Continuamos sirviendo al Señor un año más en ese lugar hasta que Dios nos habló acerca de la necesidad de establecer una iglesia en la zona donde vivíamos (que es donde actualmente residimos).
Compartimos lo sucedido a los hermanos de la congregación y todos estuvieron de acuerdo en que obedeciéramos al Señor y nos trasladásemos a aquella zona.

Fue así como el 25 de Diciembre de 1.992 realizamos la primera reunión en lo que hoy es Comunidad Cristiana “Manantial de Vida”.

 

Comenzamos reuniéndonos en un pequeño salón sobre la calle Rawson.
Luego el salón se amplió al doble del espacio.

Después de un tiempo de campaña en un terreno contiguo al salón, nuestro lugar de reuniones pasó a ser una carpa blanca que estuvo allí durante 10 años hasta que decidimos donarla a un ministerio evangelístico de la U.A.D. de Carlos Paz Cdba.

Por último, en Junio del año 2.003 y hasta el día de hoy, estamos utilizando como salón de reuniones las instalaciones de la Escuela Raúl Scalabrini Ortiz ubicada a 100 mts. de donde está el primer salón (donde hoy solo funciona la oficina de la iglesia).

Con el trascurso de los años Dios fue confirmando nuestro llamado y ministerio; amplió nuestra visión; trajo a nuestro lado a muchos hermanos que nos están ayudando en la obra y día a día nos alientan para seguir extendiéndonos con el mensaje de Jesucristo.
En el año 2.007 comenzamos a trabajar en grupos de discipulado hogareños llamados G.D. donde se reúnen actualmente el 82 % de la congregación en forma semanal.
Este grupo se distribuye en 20 hogares abiertos atendidos por líderes de grupo y la reunión general se realiza el Domingo en el salón de la Escuela Scalabrini Ortiz.

En la Escuela también reunimos a los jóvenes, a los líderes de grupos G.D. y a los niños.
Funcionan allí también las escuelas de discipulado en 4 niveles de enseñanza.

Para el año 2.009 tenemos planes de extensión de la obra y formación de nuevos grupos G.D.
Y… por supuesto… en 17 años de ministerio son muchas las experiencias tanto dulces como amargas que se viven; hermanos que se van, hermanos que vienen (o vuelven), alegrías y victorias (muchas), equivocaciones y errores (muchos también), pequeñas divisiones (todas solucionables gracias a Dios), desvelos, persecuciones; y todas las situaciones que suceden en las congregaciones cristianas… pero todo esto es historia aparte donde faltarían hojas para poder contarlas. Lo que sí podemos decir con firmeza y convicción es que:
“DIOS SIEMPRE FUE Y SEGUIRÁ SIENDO FIEL”.


ÁREAS DE TRABAJO:

• Ministración y pastoreo personalizado de:

• Niños (16 maestros y ayudantes)
• Jóvenes (pastor de Jóvenes y esposa, ayudantes)
• Familia en gral:

• 20 grupos familiares (20 Líderes de grupos celulares)
• Congregación general (pastor principal y esposa)
 

• Escuelas de Discipulado en 4 niveles:

• Básico doctrinal “La vida abundante de Jesucristo”.
• Visión de la iglesia del Señor “Escuela Visión Multiplicadores E.V.M.”
• Liderazgo “Escuela de Líderes y visión celular E.L.C.”.
• Ministerial “Teología pastoral 1, 2, 3, 4, 5, 6” (F.I.E.T.)
 

• Asistencia especial a personas y familias con problemas de adicciones al tabaco; alcohol y todo tipo de drogas (equipo “Proyecto G’Nesys”).


• Ministerios para presentaciones especiales:

• 301KE (grupo musical de Rock – pop)
• Cri.S.y S. (grupo musical juvenil de Rock)
• ¡El Bombaso! (grupo musical juvenil de Cumbia)
• Ungidos Dance (grupo juvenil de baile hip-hop)
• Payasitos (grupo juvenil de payasos para niños)
 

UNA RECORRIDA POR LAS CALLES DE NUESTRO TERRITORIO DE TRABAJO:

Estamos en una de las zonas rojas más complicadas de Mendoza. El lugar se caracteriza por el alto índice de delincuencia juvenil (chicos de 12 a 20 años) organizados en pandillas armadas dedicadas al robo y asalto para poder solventar sus vicios de alcohol y drogas y para comprar armas. La mayoría procede de familias conflictivas donde los padres son delincuentes que purgan condenas en el penal (por robo, asesinato o venta de drogas) y en algunos casos sus padres murieron como víctimas de la delincuencia y de la mafia de la droga.
La zona también es víctima de la discriminación por causa de esta problemática, por lo cual muchos optan por irse a otros barrios más lejanos y tranquilos ya que no tienen muchas posibilidades de prosperar allí.

En general los jóvenes son consumidores, pero en el barrio viven algunos narcotraficantes que se dedican a la venta de drogas y armas y que llegan a ganar unos U$15.000 por mes con ese sucio negocio, sumado a lo que pueden obtener por el alquiler de armas utilizadas para robos importantes en la ciudad.

Muchos de estos pandilleros y delincuentes se han convertido a Jesús dejando su vida de pecado; pero es muy difícil alcanzar a los narcos o a los jefes de pandilla ya que una vez convertidos les resulta difícil acostumbrarse a vivir de un trabajo modesto donde apenas pueden alcanzar a ganar un equivalente a U$300 (es decir 50 veces menos).

Otra dificultad es que la mayoría jamás trabajaron ni estudiaron, ya que dedicaron toda su vida a delinquir. Después de convertirse a Jesús e integrados en la iglesia son, de alguna manera, contenidos por los mismos miembros de la congregación quienes les ofrecen algunas tareas para que así no vuelvan a caer en la delincuencia. Lamentablemente la mayoría de los casos no son recuperables porque están acostumbrados a vivir con mucho dinero en el bolsillo y toda paga por su trabajo les resulta insuficiente.
Muchas iglesias (12 aprox.) han cerrado sus puertas y se han ido a lugares más tranquilos; solo 4 han logrado permanecer (como nosotros) unos 10 a 15 años. Actualmente hay otras congregaciones que se han sumado y que también están soportando la presión de las amenazas, los robos, los asaltos y hasta la muerte (uno de los pastores de la zona murió baleado dentro del salón de reuniones mientras estaba limpiando).

En nuestro caso particular hemos tenido que soportar un promedio de 21 robos anuales en el lugar de reunión que utilizábamos (una carpa ubicada en un predio de calle Rawson). También hemos tenido que suspender cultos por causa de tiroteos en los alrededores del salón; interrumpir la reunión para asistir a personas que llegaron heridas a refugiarse en el salón; otros, yendo a la reunión tuvieron que tirarse en una acequia hasta que pasó la balacera o jóvenes que tuvieron que correr para salvarse de ser asaltados, entre otros casos.
Debido a que en un 90% de los casos los jóvenes delincuentes están alcoholizados o drogados es que creamos el “Proyecto G’Nesys”. Este proyecto realiza talleres y charlas de prevención en plazas, escuelas e iglesias de la zona distribuyendo folletos para informar acerca del daño que provocan el uso y abuso del tabaco, el alcohol y las drogas de todo tipo y enseñando que la única forma segura para ser sanos y libres de este flagelo es por medio de una entrega personal a Jesucristo. El proyecto lo conforman hermanos dedicados en primer lugar a la prevención por medio de la información; en segundo lugar a alcanzar y ayudar a quienes son víctimas directas de este flagelo, y por último a brindar apoyo y dirección a padres y familias afectadas.

Más allá de todo lo dicho, damos gracias a Dios por todos aquellos que han podido responder al amor de Dios y que hoy son parte de nuestra congregación.

Por otro lado, hay mucha gente honesta y trabajadora que, a pesar de todo, se quedó en el lugar. Muchos ya se convirtieron al Dios vivo y verdadero y hoy son la sal y la luz del territorio.