por Keith Bentson

 

ENVIAR UN OBRERO AL CAMPO MISIONERO requiere un proceso de varios pasos. Para comenzar, la iglesia de donde saldrá el flamante misionero habrá velado sobre la vida espiritual, la salud y la adecuada preparación del candidato misionero. También, el referente apostólico estará bien informado sobre el caso, habiendo hecho su oportuno aporte a la preparación del candidato con consejos y guía. Luego, él presentará al presbiterio de la localidad o región el nombre y condiciones del candidato, y éste oportunamente se presentará en persona delante del presbiterio. Una vez aprobado, corresponde al presbiterio avisar ampliamente a todas las congregaciones acerca del estado del candidato y el momento que vive. Las congregaciones querrán invitarlo a que dé su testimonio a la hermandad, con el fin de que todos puedan regocijarse por este adelanto misionero, comprometerse a orar por él, y si viene al caso, ofrendar para su partida y sustento en el campo misionero.

A continuación -como un ejemplo de cómo un presbiterio avisó a las iglesias de su región (Córdoba) acerca de la próxima salida de una mujer misionera- reproducimos la carta que fuera enviada a su favor.

Córdoba, 15 de setiembre de 2002

Queridos colegas,

Ya es del conocimiento de todos que nuestra hermana Myriam Ravera está alistándose para servir al Señor fuera del país. Desde hace años ella siente este llamado en su corazón, y después de años de preparación (se ha recibido de maestra y enfermera, y cursó estudios en el Centro de Capacitación para Misioneros), ya se aproxima la posible fecha de su partida.

Su crianza y formación cristiana fue en la casa de sus padres, Juan Ravera y doña Palmira, de Villa Dolores, y en la iglesia donde también es pastor su padre..

Myriam está en contacto con la Dra. Bibiana Pintos, argentina, quien sirve al Señor desde hace 14 años en Haití, quien desea que, en la voluntad de Dios, Myriam pueda llegar al puesto vacante en la localidad de Bayeux para asumir sus responsabilidades profesionales y espirituales.

El propósito de esta carta es para comunicarles oficialmente que, como representantes del Presbiterio Provincial de las Comunidades Cristianas de Córdoba, damos nuestro apoyo a Myriam. Nos alegramos en Dios de que uno de los nuestros pueda iniciar una nueva etapa en su vida, sirviendo en un país tan necesitado como es el de Haití.

Para completar sus preparativos del viaje, le hemos recomendado a Myriam los siguientes pasos:

Nosotros, como pastores entre ustedes, deseamos hacerles saber cuáles son, también, las necesidades económicas de Myriam:

Ofrendas para Myriam pueden remitirse a:
Miguel Ángel Nabarro.
Calle: Leonardo Da Vinci 1965
Bº Sarmiento. Tel: (0351) 4553286.
E-mail: miguelnabarro@agora.com.ar

Será una gloria para nosotros contar con que nuestra hermana esté sirviendo al Señor, dando a otros de lo que ella ha recibido de muchos de nosotros aquí en la Argentina.

 

Por el Presbiterio Provincial de Córdoba,

 

Keith Bentson                Ángel Mazur


Volver a la sección Misiones
Volver a la página Principal