íMe es necesario adorar a Dios!1

por Orville Swindoll