Hijos amados de Dios, por Henry Nouwen.

Traducción y subtítulos por Florencia Lago.